El blog de Neto y Anilina

cuentos, adivinanzas y cosas para contar

Piedrita en el zapato

 

Yo creí que era una arruguita, me puse a tironear de la media hasta que me quedó por encima del pantalón . Di unos pasos y me seguía molestando asi que tiré un poco más y parecía que tenía botas; pero nada, no se iba. Así que tiré más y más hasta que la media me pasó la rodilla y parecía que tenía shorts y las piernas verdes, porque las medias son verdes, pero como me estiraba una sola me quedaba una pierna verde y la otra azul, porque el pantalón es azul colegio que es un azul feo especial. Estaba empezando a tirar de la otra cuando Fermín, que es mi primo, me dijo :!Parecés esos antiguos que usaban armadura y tenían calzas  de distinto color en cada pierna. Te vamos a llamar «Sir Neto Pata Verde»! Asi que como me gustó el nombre me dejé una media hasta la rodilla por encima del pantalón y la otra normal.

 

Me quería olvidar y caminar rápido pero no me podía olvidar porque: paso izquierdo uno, paso piedrita; paso izquierdo dos, paso piedrita; paso izquierdo tres, paso piedrita, paso izquierdo cuatro, paso piedrita; paso izquierdo cinco, paso piedrita; paso izquierdo seis, paso piedrita; paso izquierdo siete, paso piedrita; paso izquierdo ocho, paso piedrita; paso izquierdo nueve, paso piedrita y no llegué al paso diez porque Fermín me dió un empujón y me dijo: !Terminala de contar pasos y piedras! Con el empujón la piedrita se mudó al talón y dejó de molestarme los deditos. Entonces me puse a caminar en puntitas como Anilina cuando se hace la bailarina y le sale remal; de paso aproveché para mirar las cosas y tener un adelanto de como las voy a ver cuando sea como cinco centímetros más grande que es un montón. Estaba lo más cómodo caminando en puntitas hasta que Fermín se dió cuenta y me empezó a decir: ¿Te hacés el alto o vas a bailar «El lago de los patos»? (que es un baile reserio que bailan las bailarinas esas que le gustan a Anilina). Entonces me bajé de las puntitas de los dedos y la piedrita se había cambiado de lugar: se fué a quedar justo ahí entre los deditos y el talón donde el pie hace un huequito y se quedó ahí como haciendo nidito de esos que dice el abuelo Julepe.

Cuando llegué a mi casa me saqué los zapatos del colegio que son refeos y nunca me hubiera imaginado lo que iba  a encontrar : !un carozo de cereza!.

En el cumpleaños de Elmer, un amigo del colegio, había una torta regrande con cerezas todo arriba haciendo de ventanitas de la nave espacial y justo la que me tocó a mi tenía carozo, casi me rompo una muela, como no me la rompí la mamá de Elmer me dijo que me lo guardara de amuleto de la buena mordida, asi que lo guardé bien para que no se perdiera y me olvidé; por suerte me puse el zapato de nuevo el lunes. ¡Si hubieran pasado todas las vacaciones...!

Este artículo a sido visto 1534 veces siendo publicado el 2008-08-03 00:00:00


Dejanos un mensaje!

título

tu nombre

tu email (no va a ser publicado)

Website

Comentario: