Dar valor

   

 No deja de sorprenderme la cantidad de veces que por ser algo supuestamente para niños me encuentro con disminutivos por todos lados, cada palabra tiene uno y al oirla por lo general además suena mas bien así: "obriiiita".

Es cierto, a veces son obritas, pero otras veces y no solo en nuestro caso sino en muchas representaciones (no solo de títeres, claro) que he visto y no hay nada de obriiiita en ello. Hablamos de un intenso trabajo artístico varias veces entre grupos grandes de personas o incluso condensado en unas pocas, lo que representa una parte muy grande de la vida de las personas involucradas.

"Bueeeeno.... no seas tan sensible" me dirán algunos. Es que el tema no termina ahí, por lo general es parte de toda una actitud que lleva a que la actividad no sea respetada cuando los que la practicamos sabemos el poder que tiene un muñeco sobre los chicos, mucho mas que la televisión.

Por ejemplo, (y esto es solo un ejemplo de tantos donde no se le dá valor) sencillamente tomemos la impresión de afiches: sin la menor mala voluntad gente muy buena y trabajadora de muchos lugares que cuando tenemos el gusto de trabajar con ellos imprimen (si es que usan la impresora) anuncios del espectáculo sin imágenes con las palabras que ni entran y cortadas, algo así:


OBRITA NUE-
VA DE TITE-
RES EL DíA
2


Se tiene la idea de que "si es para chicos, a ellos les da lo mismo!". Ahora bien, cuando el espectáculo anunciado es cualquier actividad para nosotros los grandes suele ser a todo color y con una foto representativa.
Está bien, puedo llevar entonces mis propios afiches, y lo haré. Pero ese no es el punto.

No pido un lugar grande en el cartel luminoso, no me peleo para que usen negrita en mi nombre o que me escriban antes que otro.
Solo quiero que se le de el valor que tiene.

 

    Fernando Grant
fernandogrant@yahoo.com.ar